Club de Inversores

Ahorro e Inversión: Claves para una Planificación Financiera Sólida

Seguramente te hayas preguntado más de una vez cómo podés hacer para reducir tus gastos y poder ahorrar dinero para invertir. Saber en qué invertir poco importa si no tenemos ahorros que podamos destinar a inversiones. Una parte fundamental de la planificación financiera exitosa a largo plazo es aprender a gestionar con éxito nuestras finanzas personales. Por eso, en esta nota te daremos algunos consejos concretos para que puedas reducir tus gastos y ahorrar para inversiones.

  1. Analizá tus gastos actuales

Para poder reducir tus gastos y ahorrar dinero, es necesario que conozcas bien cuáles son tus gastos.

Esto puede parecer obvio, pero no lo es. La mayoría de las personas no tienen un control sobre sus gastos, y solo tienen una vaga idea de cuánto gastan en cada rubro.

Por este motivo, el primer paso para poder reducir tus gastos es hacer un análisis detallado de los mismos, para que puedas entender exactamente en qué estás gastando tu dinero.

Te recomendamos clasificar tus gastos en distintas categorías como alimentos, vivienda, transporte, etc. También resulta muy útil diferenciar gastos fijos de variables.

Hay que tener en claro cuáles son los gastos esenciales que tenés en el mes y cuáles no lo son. Por ejemplo, pagar el alquiler es un gasto fijo que no podés dejar de hacer. Comprar ropa o ir al cine son gastos variables que se pueden reducir.

Este ejercicio es importante que lo hagas no sólo respecto del último mes, sino al menos de los últimos 6 meses y puedas calcular cuántos son tus gastos promedio en cada categoría. Esto te dará una imagen más clara de tus gastos mensuales.

  1. Armá un presupuesto de gastos 

Una vez que tengas la “foto” de los gastos que tenés mensualmente, el siguiente paso es armar un presupuesto de gastos.

Lo primero que tenés que hacer para armar el presupuesto es consignar tus ingresos mensuales, contando las distintas fuentes de ingresos. 

Luego esto lo vas a contrastar con los gastos mensuales que venís teniendo. El primer paso es entender si estás gastando más de lo que te ingresa o no.

Ahora sí consignados en el presupuesto los ingresos, vamos a armar una asignación de gastos para el mes.

Debés distinguir entre gastos fijos y variables. Los gastos fijos incluyen el alquiler, pago de préstamos, servicios, expensas, etc. Los gastos variables incluyen alimentos, vestimenta, esparcimiento, etc.

Asigná montos específicos a cada categoría y tratá de respetar el presupuesto de forma rigurosa.

Además, es recomendable que te fijes un objetivo de ahorro por mes e intentes reducir los montos asignados a gastos no esenciales, de forma tal que puedas cumplir con tu objetivo.

  1. Tus objetivos financieros son la prioridad

Antes de empezar a invertir es muy importante que tengas definidos tus objetivos financieros de corto, mediano y largo plazo.

De poco importa reducir tus gastos y ahorrar dinero para invertir si no tenés en claro para qué querés invertir tu dinero.

¿Querés irte de vacaciones a Europa el próximo año? ¿Tener un fondo de emergencia? ¿Poder dinero para cuando te jubiles? 

El esfuerzo que hagas hoy tiene que estar alineado con esos objetivos. También te dará pautas claras para entender cuánto dinero necesitas ahorrar e invertir por mes.

  1. Adoptá buenos hábitos de ahorro

Ahorrar es un hábito que se derrolla con el tiempo.

Armar un presupuesto y tener un control efectivo sobre tus gastos es el primer paso. Tener hábitos de ahorro es un excelente complemento.

En primer lugar, separar el monto fijo que deseás ahorrar por mes al momento de cobrar tu sueldo es un buen comienzo.

Luego, ir incorporando el hábito de ahorrar y no gastar dinero en gastos superfluos te ayudará a alcanzar tus objetivos financieros.

  1. Cuidado con los gastos hormiga

Los gastos hormiga son esos pequeños gastos diarios que hacemos todos los días sin darnos cuenta.

Por ejemplo, comprar golosinas en el kiosco, pedir comida por delivery todos los días, pueden parecer insignificantes pero tienen un enorme impacto a lo largo del tiempo.

Intentá reducir esos gastos sin sacrificar tu calidad de vida.

Además, buscar y aprovechar ofertas y descuentos en tus gastos habituales es una excelente forma de ahorrar dinero extra.

  1. Renegociá los contratos de servicios

Una manera de ahorrar dinero de forma rápida y simple es renegociar los contratos con los proveedores de servicios. Pedí descuentos al cable, la empresa de telefonía o internet y te vas a sorprender con los resultados.

Destinar un poco de tiempo a esto puede ayudar a ahorrar mucho dinero adicional.

  1. Evitá caer en deudas innecesarias

La deuda es una herramienta. Bien utilizada, puede ser una aliada para conseguir tus objetivos financieros.

Sin embargo, en general hacemos un mal uso de la deuda.

Evitá caer en deudas innecesarias. Especialmente, tratá de evitar endeudarte para pagar tus gastos cotidianos.

Muchas veces cuando las personas tienen una mala administración de sus finanzas y gastan más de lo que ganan la primera señal es que comienzan a sobre endeudarse con sus tarjetas de crédito. 

  1. Buscá oportunidades de ingresos extra

Mucho hablamos de reducir tus gastos para ahorrar, pero aumentar tus ingresos puede ayudarte de igual manera a generar dinero para invertir.

Evaluá oportunidades para generar ingresos adicionales, buscá monetizar tus pasiones o trabajos extra como freelance o a tiempo parcial.

Todo ayuda cuando se trata de alcanzar nuestros objetivos financieros.

  1. Invertí de manera inteligente

Una vez que lograste reducir tus gastos  y ahorrar dinero, llegó el momento de invertir tu dinero de forma inteligente. Es fundamental que tengas definido tu perfil de riesgo y entiendas cuáles son las inversiones que más se ajustan a tu perfil y objetivos. Considerá distintas alternativas e ir diversificando tus inversiones. Si querés más información te recomiendo que leas este artículo donde tratamos el tema en más detalle:  (LINK A ARTICULO GUIA PARA PRINCIPIANTES – FUNDAMENTO DE LA INVERSIÓN).

  1. Revisá tu plan y hacé ajustes periódicamente

El último paso es darle continuidad al trabajo. Es importante revisar tu plan, seguir de cerca el presupuesto e ir haciendo todos los ajustes que sean necesarios.

Los cambios en tus ingresos y gastos tienen que ser reflejados en tus presupuestos mensuales.

Conclusión

Reducir tus gastos y ahorrar para invertir es un proceso que lleva tiempo, y requiere paciencia y esfuerzo. Es necesario tener un compromiso y convencimiento para alcanzar tus metas a largo plazo.

Recordá que cada pequeño paso que des te acerca un poco más a cumplir tus objetivos. Y cada pequeña acción que hagamos, por más insignificante que parezca, va a tener efectos importantes en el futuro.

Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram