Club de Inversores

Vuela el oro con las tasas subiendo: ¿qué nos está diciendo?

El oro sigue en zona de máximos históricos en medio de una suba de tasas por la elevada inflación.

Veamos el gráfico de largo plazo para entender otras subas que ha tenido:

Desde 1972 a 1980 subió más de 1500%. Desde 1982 a 1985 subió 82%. Entre el 2000 y 2008 su precio se cuadruplicó. En 2015 inició un rally del 100% que culminó en 2020. 

¿Y ahora? Desde los últimos mínimos de noviembre de 2022 ha subido “tan solo” un 44%. Pareciera que hay recorrido alcista.

Quiero describir el comportamiento que, históricamente, ha tenido el oro con la tasa de interés real.

El oro ha estado directamente influenciado por las tasas de interés reales, es decir, las tasas nominales ajustadas por la inflación. Cuando las tasas reales aumentan, el precio del oro tiende a disminuir. Por otro lado, cuando las tasas reales bajan, el precio del oro tiende a aumentar.

Lo destacable ha sido que los últimos meses, con las tasas reales subiendo (en el gráfico está invertida por simplicidad), el oro salió disparado al alza:

En el gráfico se puede observar cómo el oro (línea naranja) marcó nuevos máximos históricos, a pesar de que la tasa de interés real (línea azul) también haya subido (en el gráfico está invertida) durante estos meses.

Este cambio de paradigma puede atribuirse a varios factores. Por un lado, la creciente incertidumbre geopolítica (Rusia/Ucrania y Medio Oriente). Y esto ha aumentado la demanda de activos seguros, como el oro, independientemente de las fluctuaciones en las tasas de interés. 

Además, la continua acumulación de deuda del Tesoro de los EEUU, que superó los USD 34 Trillions, ha generado preocupaciones sobre la estabilidad financiera.

Otro factor importante a considerar es la tendencia en la adquisición de oro por parte de los bancos centrales, particularmente notable desde 2022. Esta tendencia ha persistido durante 2023 y se ha extendido hasta 2024, lo que ha contribuido a mantener la demanda de oro en un nivel elevado.

Los bancos centrales están optando por reducir su dependencia del dólar estadounidense, lo que los lleva a considerar al oro como una alternativa más atractiva, especialmente en un contexto de incertidumbre geopolítica.

Recordemos que, desde la pandemia, se aplicaron políticas monetarias sumamente expansivas seguidas por subas muy agresivas en la tasa de interés. En ese contexto, y en medio de conflictos geopolíticos, las clásicas correlaciones pierden su magia, tal como sucedió con el oro.

Al fin y al cabo, lo que importa es lo que hacen los precios. Y el oro hace ya varios meses que está en clara tendencia alcista.

¿Cómo invertir en oro? Hay 4 formas principales:

  1. Oro físico: es la forma menos práctica de comprar oro. Tiene spreads muy altos y costos de almacenamiento.
  2. ETF de oro: el más conocido es el SPDR Gold Shares, cuyo símbolo es GLD. Lo que hace este ETF es invertir en oro físico y se puede comprar desde cualquier broker internacional.
  3. Futuros de oro: es la manera más eficiente pero requiere de otra complejidad.
  4. Empresas relacionadas: se puede invertir en compañías mineras de oro de manera individual o comprar, por ejemplo, un ETF de mineras (GDX), que engloba a las principales empresas del sector.

Nota: El material contenido en esta nota NO debe interpretarse bajo ningún punto de vista como consejo de inversión o recomendación de compra o venta de un activo en particular. Este contenido tiene fines únicamente educativos y representa únicamente una opinión del autor. En todos los casos es recomendable asesorarse con un profesional antes de invertir.

Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram