Club de Inversores

¿Realmente está subiendo el dólar en Argentina?

En las dos últimas semanas, los dólares financieros subieron más de 25% y se encendieron las alarmas. ¿Se disparó el dólar? ¿Hay corrida cambiaria? 

Durante los primeros meses del gobierno de Milei, el dólar no tuvo grandes movimientos. Sin embargo, durante las últimas semanas se despertó. ¿Motivos?

Primero y principal, el Banco Central ha reducido seis veces su tasa de política monetaria, en concordancia con su lucha contra la inflación. 

Al comenzar el mandato la bajaron del 133% recibido al 110%. A principios de marzo, al 80%. A principios de abril, al 70%. A fines de abril, al 60%. A principios de mayo, 50%. A mitad de mayo, 40%.

Las primeras cinco no tuvieron consecuencias mayores en el mercado cambiario. Sin embargo, luego de la última, el mercado tomó nota y se empezó a volcar al dólar.

Estos efectos se combinaron con la baja liquidación de divisas del sector agrícola y una posible toma de ganancias tras un lucrativo carry trade prolongado durante varios meses. 

Además, y no menos importante, la incertidumbre respecto a la aprobación de la Ley Bases ha agravado el panorama y contribuido a la gran volatilidad.

¿Hay corrida cambiaria?

Es relevante mencionar que, en un contexto de corrida cambiaria, el Banco Central normalmente vende dólares, y eso no ocurrió. El movimiento del dólar se debió a factores de mercado y no a riesgos fiscales o monetarios, como sucedía anteriormente.

Hoy, las reservas netas son positivas luego de mucho tiempo, acumulando USD 1.340M. Sin embargo, si se restan los compromisos futuros (BOPREAL) a 12 meses, estas serían negativas en USD 950M. Y teniendo en cuenta el desembolso del FMI por USD 800M que ya está acordado, las reservas quedarían negativas en USD 150M.

Además, con todos los pesos que se sacaron de la economía, es difícil pensar en una corrida cambiaria, ya que no sobran. 

Es importante destacar que, aunque el dólar ha subido un 40% en lo que va de 2024, la inflación acumulada ha superado el 70%. Por lo tanto, este ajuste en el valor del dólar no sorprende, dada la gran apreciación del peso durante los meses anteriores. Recordemos que el dólar estuvo prácticamente sin moverse durante más de cinco meses, con una inflación elevada.

Entonces, ¿realmente subió el dólar? Sí, nadie lo puede negar. Y lo más sorprendente es que se concentró en pocos días. Pero mirando la película completa, el dólar vale hoy, en términos reales, prácticamente la mitad de lo que valía hace siete meses.

¿Cómo puede ser? El dólar es un precio más de la economía. Y ha subido muchísimo menos que la inflación. Esto quiere decir que el peso se apreció fuertemente. Y la supuesta “corrida cambiaria” es tan solo el rectángulo rojo que se ve en el gráfico anterior. 

La reciente volatilidad puede ser vista más como un ajuste necesario en un contexto de alta inflación que como una señal de una nueva crisis cambiaria. Incluso parece ser que el Banco Central le tomó el pulso al mercado con sus cinco reducciones de tasa de interés.

El plan del gobierno es muy claro: déficit fiscal 0 y sanear el Banco Central para reducir la inflación. Y lo están cumpliendo con todas las herramientas que tienen. Veamos la evolución de los pasivos remunerados:

Ajustados por inflación, están en niveles no vistos desde 2005. Literalmente los pesos se están destruyendo y esto le quita presiones alcistas a la inflación y al tipo de cambio real. 

¿Puede seguir subiendo el dólar? Sí, es una posibilidad. Es un precio más de la economía, y mientras haya inflación no debería quedarse atrás. Tampoco podemos olvidar que hace tan solo dos semanas, había mucho enojo por el supuesto “atraso cambiario”. Y ahora que el dólar se reacomodó luego de una nueva baja de tasas, el grito al cielo es de “devaluación”.

¿Fue una señal de alarma lo de estas semanas? Sin dudas, ya que la velocidad de la suba fue destacable. Pero la realidad marca que, desde que asumió este gobierno, el peso le va ganando y por mucho la carrera al dólar. Y eso se explica por el rotundo cambio de ordenar las cuentas públicas y sanear el Banco Central. 

La principal traba que tiene ahora el gobierno está en el Congreso. Recordemos que va medio año  y no le han aprobado ninguna ley. Esto genera incertidumbre en el mercado y se ve en la suba reciente del riesgo país, junto a la caída del precio de los bonos y las acciones.

¿Será que la calma llegará con la aprobación de la Ley Bases? Está por verse. Por lo pronto, Milei y el ministro Caputo ratifican que no claudicarán en su objetivo de déficit fiscal 0. Y el mercado espera con ansias mayores definiciones en el Congreso.

¿Hay piedras en el camino? Sí, y quedó evidenciado. Pero sin dudas es el camino correcto, sembrando bases sólidas para que Argentina pueda volver a crecer sin terminar en crisis recurrentes, tal como estamos acostumbrados.

Nota: El material contenido en esta nota NO debe interpretarse bajo ningún punto de vista como consejo de inversión o recomendación de compra o venta de un activo en particular. Este contenido tiene fines únicamente educativos y representa únicamente una opinión del autor. En todos los casos es recomendable asesorarse con un profesional antes de invertir.

Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram