Club de Inversores

Descubrí cómo utilizar órdenes de stop loss para proteger tus inversiones y minimizar pérdidas en el mercado.

Todo inversor quisiera solamente preocuparse por comprar diferentes activos y nunca más tener que hacer nada, más que esperar a que suban de precio. Lamentablemente, eso no existe.

Hay que sacarse la idea de “Buy and Hold” (Comprar y Mantener), sin ningún plan de contingencia, por si las cosas no salen como se planearon. Es un mantra creado por los fondos comunes de inversión para cobrar management fee todos los años.

Por eso, siempre hay que tener un plan de salida, simplemente por una cuestión de protección patrimonial. Para eso, es muy importante utilizar órdenes stop loss. Un stop loss es un límite predefinido a las pérdidas. Funciona como una estrategia de salida de la operación.

También es importante entender que somos propensos al riesgo en las pérdidas. Preferimos pérdidas mayores pero probables a pérdidas menores pero seguras.

Además, tener un stop loss ayuda a reducir la tentación de tomar decisiones impulsivas o emocionales cuando el mercado se vuelve volátil. Esto permite tener mayor objetividad, que es fundamental para perdurar y no sufrir de más.

Hay muchos tipos de stop loss. A continuación, tres de los más importantes:

Stop Loss:

Una orden de stop loss es una instrucción que le das a la plataforma de inversión para vender una acción o activo automáticamente cuando su precio cae a un nivel específico que se establece previamente.

Ejemplo: Tomás compra Apple a USD 100 y pone un stop loss en USD 90. Si la accíón llega a ese precio, la plataforma le va a vender automáticamente su posición al mejor precio disponible en ese momento, garantizando la ejecución.

La orden de stop loss no garantiza que venderás tus acciones exactamente al precio que estableciste como nivel de detención (en este caso, $45). Cuando se activa, se convierte en una orden de mercado, lo que significa que se venderá al mejor precio disponible en ese momento. Si el mercado está experimentando una fuerte caída y no hay compradores dispuestos a pagar más de $40 en ese momento, es posible que tus acciones se vendan a un precio significativamente inferior.

Por lo tanto, es importante entender que las órdenes de stop loss no eliminan completamente el riesgo de pérdidas mayores. Ayudan a limitar las pérdidas en la medida de lo posible, pero en situaciones de alta volatilidad o brechas en el mercado, el precio de ejecución puede ser peor de lo esperado. Por eso, es crucial considerar cuidadosamente tus niveles de stop loss y tu tolerancia al riesgo al establecer estas órdenes.


¿Por qué es útil? Ayuda a limitar tus pérdidas. Si el precio de una inversión cae demasiado, la orden de stop loss te protege vendiendo automáticamente antes de que pierdas más dinero del necesario.

Stop Limit:

Es similar al stop loss, pero con un elemento adicional. Se establece un precio stop y un precio límite. Cuando el precio alcanza el nivel de stop, se convierte en una orden límite para vender el activo a un precio específico o mejor.

Ejemplo: Juan compra acciones de Google a $50 por acción, y quiere proteger su ganancia en caso de que el precio caiga, pero también quiere vender a un precio específico si el mercado sigue siendo favorable. Entonces coloca una orden de stop limit de la siguiente manera. Precio stop: $45 por acción y Precio limit: $44 por acción.

Escenario 1 (Venta favorable): Si el precio de las acciones cae a $45 y luego sube nuevamente a $47, la orden de stop se activa a $45 y se convierte en una orden límite a $44. Como el precio actual ($47) es mejor que el precio límite ($44), las acciones se venden a $47 por acción, lo que le permite a Juan asegurar ganancias.

Escenario 2 (Venta menos favorable): Si el precio de las acciones cae a $45 y luego cae aún más a $43, la orden de stop se activa a $45 y se convierte en una orden límite a $44. Como el precio actual ($43) es peor que el precio límite ($44), la orden de límite no se ejecuta, y las acciones no se venden. Esto le permite a Juan esperar a que el precio pueda recuperarse.

En resumen, una orden de stop limit te permite establecer un nivel de precio en el que deseas vender tus acciones para proteger ganancias, pero también da un cierto margen de maniobra para obtener un precio mejor si el mercado lo permite. Es una estrategia útil para controlar la venta de tus activos en condiciones específicas del mercado.

¿Por qué es útil? Proporciona un mayor control sobre el precio al que vendes. Evita vender a un precio mucho peor si hay movimientos bruscos del mercado.

Trailing Stop

Es una orden que sigue el precio de un activo a una distancia específica, pero solo se activa si el precio se mueve en la dirección que uno quiere. Si el precio retrocede en una cantidad predefinida, la orden se activa para vender.

Un trailing stop está diseñado para proteger las ganancias al permitir que una operación permanezca abierta y continúe obteniendo ganancias siempre que el precio se mueva a favor del inversor. La orden cierra la operación si el precio cambia de dirección en un porcentaje o monto en dólares específico.

Ejemplo: Agustín compra acciones de Tesla a $50 y quiere proteger sus ganancias en caso de que el precio suba. Para eso, coloca una orden Trailing Stop $3 por debajo del precio actual. A medida que el precio de las acciones cambia, la orden de trailing stop también se ajusta automáticamente

Escenario 1 (Precio al alza): El precio de las acciones sube a $55 por acción. La orden de trailing stop se ajusta automáticamente y ahora está a $52 ($55 – $3) por acción. Si el precio cae y alcanza los $52, la orden de trailing stop se activa y sus acciones se venden al mejor precio disponible en ese momento. Es decir, saldría ganando $2 ya que el trailing stop se ajustó al alza luego de que el precio subiera.

Escenario 2 (Precio a la baja): El precio de las acciones cae a $47 por acción. En ese caso, la orden de trailing stop se activa y las acciones se venden al mejor precio disponible en ese momento. Como el precio de las acciones no subió, el trailing stop no se ajustó, ya que no se dio el movimiento esperado.

En resumen, una orden de trailing stop te permite asegurar tus ganancias y proteger tu inversión a medida que el precio sube, pero también te permite vender automáticamente si el precio comienza a caer.

¿Por qué es útil? Te permite proteger tus ganancias al tiempo que aprovechas al máximo los movimientos alcistas. A medida que el precio sube, la orden de pérdida de seguimiento sube también, asegurando un nivel de ganancia mínimo si el precio comienza a caer.

Como conclusión, cada inversor tendrá su estrategia para analizar y comprar diferentes activos. Lo que es fundamental es que siempre haya un plan de salida, por si no se cumple el objetivo inicial. Por eso, el stop loss es una herramienta vital para poder perdurar en el mercado.

Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram